Buscaban información y ahora combaten el “pelotazo”

Fuente: http://www.dnegocios.uy

Richard López y Silvio Apolaro

Buscaban un complemento para mejorar la técnica de sus hijos en el baby fútbol y terminaron trayendo un método europeo con el que pretenden mejorar las condiciones del futbolista uruguayo. Coerver Coaching ya trabaja con 500 niños en Uruguay y apuestan a multiplicar su presencia en 2017. Quieren 30 academias y llegar a todas las capitales departamentales.

Luego de bucear en Internet para encontrar ejercicios que lograran complementar la práctica de fútbol de sus hijos, Silvio Apolaro y Richard López se encontraron con un método de entrenamiento que en Europa había revolucionado el deporte. Viajaron, estudiaron el mercado y se animaron a traer a Uruguay Coerver Coaching, un programa creado en Holanda y considerado el mejor del mundo, con el que entrenan las divisiones inferiores de los grandes clubes.

López recuerda que siempre conversaban sobre cómo ayudar a sus hijos a mejorar, a sentirse más seguros, y un día Silvio le mostró lo que hacían en Europa. “Vimos que este método ayudaba a los niños a tomar decisiones durante el juego y por ende a darles seguridad en sí mismos. Nos encantó porque nos encanta el fútbol, pero sobre todo porque sabemos que la niñez es la edad de oro del aprendizaje de cualquier disciplina” agrega.

Apolaro, ex jugador de fútbol, veía los entrenamientos de su hijo en baby fútbol y notaba que nada había cambiado desde hacía treinta años. “Faltaba técnica, que es lo que le falta a todo el fútbol uruguayo”.

Así, decidieron desarrollar juntos un emprendimiento en el que podrían compartir su pasión.El método de entrenamiento para niños y adolescentes se enfoca en la técnica y táctica del jugador mediante ejercicios de uno contra uno, recepciones, pases, disparos al arco y la simulación de escenarios reales.

No fue un proceso fácil. Además de viajar a Europa y mostrar lo importante que es el fútbol en Uruguay, debieron elaborar un plan de negocios en el que proyectaron como objetivo a largo plazo, mejorar el aspecto técnico del futbolista uruguayo. Luego de un periodo de prueba y de algunas actividades en las que demostraron que tenían la seria intención de desarrollarlo en Uruguay, firmaron el contrato que les otorgó la licencia para explotar el método en Uruguay.

Actualmente tienen seis academias en Montevideo, una de ellas de fútbol femenino, dos en Ciudad de la Costa y una en Salto, además de convenios con clubes de baby fútbol y escuelita para niños. Próximamente inaugurarán academias oficiales en Punta del Este, Maldonado, Piriápolis, Cardona, Durazno, Florida y Nueva Palmira, y se están cerrando convenios con colegios. La franquicia supone que forman a sus entrenadores y les ofrecen la planificación de actividades por nivel de edad.

Con la franquicia uruguaya, Coerver estrena su presencia en Sudamérica y comienza a consolidar su liderazgo. De hecho, hoy más de 500 niños entrenan con el método. Para 2017, la meta es contar con 30 academias y al menos una por departamento.

El Einstein del fútbol

El método Coerver fue el que aplicó la selección alemana luego de quedar eliminada en la primera fase de la Eurocopa de 2000 con un solo gol a favor y una pobrísima perfomance. A partir de entonces, y bajo la consigna de que las crisis no son más que oportunidades, la federación germana reaccionó atacando el problema de raíz con una solución que logró cambiar el biotipo del jugador alemán. Así se revolucionó el fútbol de su país.

Alemania adoptó este método para darle un salto de calidad a su fútbol. La fórmula ya estaba activa en Holanda desde la década del ´70 gracias a su creador, Wiel Coerver, ex -futbolista del VV Bleijerheide y el Roda JC, posteriormente director técnico del Feyenoord con el que ganó la Copa UEFA en 1973-74 –bajo el programa que inventó-, y la selección holandesa.

Coerver creó este programa de entrenamiento -que más tarde llevaron adelante Alfred Galustian, ex director técnico de la Premier League y Charlie Cooke, figura del Chelsea-, con la firme convicción de que la técnica se podía enseñar y desarrollar si se practicaba constantemente. Coerver creía que la técnica no solo era innata sino que era algo que se podía fomentar y sembrar en el futbolista. Ante esto, se dedicó a estudiar y analizar los movimientos de varios jugadores talentosos, haciendo énfasis en Pelé y Johan Cruyff, ambos con un nivel técnico-táctico superior. Para ello, revolucionó totalmente la forma de analizar el fútbol, ya que fue el primero en utilizar la cámara lenta y la repetición para observar el juego.

Gracias a ello, su método llegó a apuntalar aún más el ya famoso “fútbol total” inventado por Rinus Michels y llevado a la popularidad por Johan Cruyff, Louis van Gaal, Pep Guardiola, el Ajax y el Barcelona. Asimismo, Coerver se ganó el apodo del “Albert Einstein del Fútbol” por la forma que en concebía el juego.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.